"En un mundo desolado por el caos y la destrucción, por guerras inmensurables, con una sociedad decrépita y unos dirigentes corruptos, un solitario cazador es llamado a ser el adalid de una nueva era. Una aventura épica repleta de batallas y magia, en la que se confunden el bien y el mal y el orden impuesto se ve trastocado por la afilada hacha de Kerron, el Cazador, y la búsqueda de su propio destino"




domingo, 22 de marzo de 2015

COLABORACIONES: Paganismo y cristianismo en la lucha actual por la supervivencia de la raza blanca (Blondii)






Autor del Texto: Blondii (Argentina)




“Marchar sin fe no podemos, porque la fe es la que nos ha
dado todo en nuestro empuje en la lucha.”
(Corneliu Zelea Codreanu, legionario rumano)


   Desde hace rato nos están separando y ni siquiera nos damos cuenta. Nos dividieron por todos lados, nos cortaron y nos arrojaron como perros de pelea para que nos matemos entre nosotros, padre contra hijo, madre contra hija y hermano contra hermano. Nosotros los blancos tenemos que salvar nuestras diferencias si queremos salvarnos como raza, no podemos seguir jugando con los separatismos, sean éstos de la naturaleza que sean, ni mucho menos entrar en debates inútiles sobre uno u otro tema. Esto siempre lo repito. Porque nos incitan, porque nos distraen, y porque no podemos, ni ahora ni nunca, permitir que se corten nuestros lazos por diferencias idiomáticas, geográficas, económicas u otras tantas como por ejemplo si el tono de la piel es más o menos blanca, o si el pelo es rubio, rojizo o castaño, o si los ojos son azules, verdes o marrones, o incluso por diferencias religiosas. Y precisamente sobre este último punto quisiera detenerme y dejar algunas reflexiones para intentar tender, al menos, un puente entre las dos corrientes de pensamiento que dentro del identitarismo blanco casi siempre chocan y se encuentran más en pugna: el paganismo y el cristianismo.         
   Primero que nada, e independientemente de la postura religiosa que se tenga, estoy seguro de que estudiar los relatos y las mitologías de las antiguas civilizaciones europeas es uno de los pilares fundamentales para nuestra formación cultural porque forman parte de nuestras raíces más primigenias. Griegos, romanos, escandinavos, todos se forjaron bajo la mirada de sus dioses, sus diosas, sus titanes, sus héroes y sus bestias,  y no se puede negar que en su momento inspiraron a los hombres para edificar las bases de lo que somos ahora. Por esa misma fe los hombres de antaño levantaron templos y crearon obras de arte, libraron batallas y hasta llegaron a ofrecer sus vidas. Pero de ese paganismo se habla mucho más de lo que se sabe y algunos creen que porque vieron alguna serie de televisión o alguna película de vikingos tienen la autoridad y las herramientas suficientes como para opinar, discutir y atacar sin consideraciones a todo el que no quiera blandir como un loco un hacha en la diestra y una espada en la siniestra. Nada de eso es paganismo, eso es más un fetichismo estético que otra cosa, porque para entender al paganismo se lo tiene que investigar, y eso significa leer mucho y dedicarle tiempo, es así de simple. Y es acá en donde se encuentran más flojos los que actualmente se dicen paganos, porque pareciera ser que se empeñaran más en atacar a otros movimientos religiosos como el cristianismo que en comprometerse con el estudio de sus propios relatos. Recordemos también que el paganismo de antaño tampoco era color de rosas, y actualmente no estaría exento de críticas por sus prácticas de sacrificios de animales, o peor aún, de personas. De todas formas, y dejando de lado los ofrecimientos de sangre por obvias razones, los paganos actuales tienen todo su derecho de reavivar sus prácticas y sus cultos, e incluso modernizarlos, sin que nadie les diga nada, pero ¿por qué atacan al cristianismo?, ¿qué sentido tiene?, y menos aún si el cristianismo actual ni siquiera se encuentra interesado en responder a esos ataques.
   Todos estos reproches, creo yo, vienen de la idea de que hoy el cristianismo no se identifica ni se complementa con la causa blanca, y en eso tienen razón. Pero no siempre fue así, y eso es lo que quisiera aclararles a sus detractores. Personalmente como cristiano me veo en la obligación de separar lo que fueron las primeras etapas del cristianismo de lo que lamentablemente vino después: evangelizaciones forzadas, transas políticas, agendas multiculturales, buenismos absurdos, abusos sexuales y una larga lista de etcéteras que empañaron, y por qué no, malinterpretaron y cambiaron la verdadera fe cristiana por gustos y antojos más siniestros. Y en esa separación es donde surge una nueva interpretación del cristianismo, la que originalmente tenía y la que se puede leer en el Nuevo Testamento, y la que sí comulga y se hace una con nuestra raza y nuestra causa. Pero para entender esto primero hay que estudiar un poco la vida y obra del fundador del cristianismo y dejar de lado tres de las cuestiones que más se fueron manoseando en estos últimos siglos y que muy pocos se atreven a discutir: que era un judío de raza, que su palabra era universalista y que cargaba un mensaje netamente político.
   Jesús no era judío, al menos no racialmente, y por más que en su juventud haya recibido las enseñanzas religiosas judías, eso tampoco lo convertía en judío. También hay otras dos razones para respaldar esas suposiciones. Una es que en esa época la separación geográfica de las distintas ciudades implicaba asimismo una separación racial, en este caso entre los galileos y los israelitas. Y la otra es más difícil de ver, pero enseguida salta a la vista si se conoce un poco la naturaleza humana, es decir, si se entiende que los distintos grupos raciales, además de diferencias físicas, también presentan diferencias espirituales, diferentes cosmovisiones y formas de ver el mundo que los rodea. Particularmente esto significa que cada raza desarrolla características de comportamiento y valores anímicos que la hacen única respecto de las otras. De todas formas, sin emitir juicios morales respecto de estas dispares conductas, sí se puede afirmar que existe una abismal diferencia entre cómo los judíos veían (y todavía ven) su paso por la vida y cómo Jesús lo veía. Todos los libros sagrados judíos (de entre los que se destaca principalmente el Talmud) están repletos de leyes y consejos para disfrutar la vida física, para dominar, para ser servidos, incluso si para ello tienen que mentir o engañar, porque los judíos no conciben otra existencia que la material. Ese materialismo es su constante obsesión, es lo que los impulsa y los motiva, porque después de la muerte se termina todo. Jesús, por otra parte, se sabe que era un rabioso anti-materialista en el sentido más puro de la palabra, y eso se encargó de aclararlo en numerosas oportunidades. “No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los consumen, y los ladrones perforan las paredes y los roban”, sintetizaba perfectamente su filosofía de vida. Quiso prepararnos así a través del sacrificio para la vida eterna, y quiso liberarnos además de esa obsesión por las riquezas que nos deshace y nos despedaza como comunidad. Él era un idealista, pero lo más importante de todo es que ese idealismo se basaba en la idea de una comunidad. Teniendo en cuenta la esencia de esta nueva filosofía, y considerando además la existencia de colonias europeas en el territorio y en la época en que tuvieron lugar esos acontecimientos, puedo suponer sin temor a equivocarme que él realmente era un hombre de raza blanca y que su reforma religiosa se orientaba también a nuestra mentalidad de hombres y mujeres blancos.
   ¿Y José, su padre?, ¿no era judío? Para responder a estas preguntas tengo que decir que efectivamente de los textos evangélicos sí se desprende que José era judío y que descendía directamente de los patriarcas israelitas, pero esos mismos textos también nos dicen que él era el padre adoptivo de Jesús y que no existía una relación de sangre verdadera entre ambos. Personalmente soy de la opinión de que José tampoco era un judío y que quizás esa genealogía haya sido agregada y manipulada a posteriori para intentar vincular de alguna forma a Jesús con el judaísmo y con el Viejo Testamento, es decir, con la historia de los judíos. Además, si José era verdaderamente judío, ¿por qué vivía con los galileos siendo éstos no-judíos?, ¿y por qué se dedicaba al trabajo manual siendo históricamente las principales actividades de los judíos el comercio y el intercambio? Tirando estas preguntas al aire, y dejando estas respuestas al margen, lo que realmente importa, sin embargo, es que el auténtico cristianismo se inició con Jesús y que no existe tal cosa como el llamado judeo-cristianismo, eso es un invento moderno. Recordemos que los judíos nunca lo aceptaron y nunca lo reconocieron, porque no está en la naturaleza del judío entender, y mucho menos practicar, el cristianismo. Incluso ni siquiera les corresponde hacerlo. Porque ellos esperaban a un profeta que los pusiera como gobernantes de este mundo, y él les vino a anunciar otra cosa. Jesús intentó convertirlos, pero no pudo, y en numerosas ocasiones los judíos hasta intentaron apedrearlo hasta la muerte y tuvo que salir corriendo para salvarse. Fue insistente, eso es innegable, aunque esa insistencia tocó su límite cuando les recriminó, justamente, que “tenían por padre al demonio y querían cumplir los deseos de su padre.”
   Jesús no pudo ser un judío, definitivamente no lo era, pero así como no pudo ser un judío, tampoco pudo ser un negro, un asiático o un indio americano. Por ese motivo rechazo la idea internacionalista del cristianismo y ese esfuerzo desmedido por imponerlo a la fuerza a otras razas y culturas que en su interior no tienen interés o se encuentran imposibilitados de entender su mensaje. Y todo lo que se hizo al respecto en estos últimos siglos fue, en mi opinión, un error gravísimo, puesto que cada pueblo tiene que tener el derecho de crear y mantener su propio movimiento religioso, si es que quiere, o puede, desarrollar uno. Populismo y cristianismo no van de la mano, y arrojar agua bendita para todos lados tratando de evangelizar indiscriminadamente al primero que se cruza en el camino se parece más a un acto político que a uno de fe. Tomemos por ejemplo a esos predicadores desvariados que se pasean por las sabanas africanas y que muy soberbiamente obligan a los negros hambreados a ir a misa o a rezar el rosario a cambio de un plato de comida y nos vamos cruzar con la imagen perfecta de como esa catequesis termina convirtiéndose en un roñoso acto de chantaje. Todo eso se tiene que terminar de una buena vez, y más si hay tantos hermanos blancos que hoy necesitan y merecen un sincero apoyo espiritual. Toda esa politización a la que está sujeta la jerarquía eclesiástica no va más, no es propia del cristianismo. Porque cuando Jesús dijo que le “den al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”, dejó en claro que él no era un reformador político, sino más bien religioso, y que la política y la religión eran para él como el agua y el aceite. Por eso fracasaron todos los partidos cristianos habidos y por haber y por eso las instituciones cristianas hoy están experimentando ese mismo sentimiento de fracaso: los primeros porque, enfrascados en sus dogmas religiosos, no tuvieron en cuenta a muchos elementos valiosos de su comunidad; y los segundos porque parecen preocuparse más por los números que por las cualidades, como dije antes.
   Ser idealistas es creer en algo superior y darlo todo por alcanzarlo, y ser paganos o cristianos no invalida nuestra lucha por la supervivencia de la raza blanca, sino que la aviva y la estimula. Ambas son expresiones propias de nuestra naturaleza, aunque en algún punto hayan tenido sus diferencias y encontronazos. Por mi parte soy cristiano pero no reniego de los que quieren creer en otros dioses, siempre y cuando esas creencias no vayan en contra de los intereses de nuestras comunidades blancas. Y es por eso que los animo a todos a hermanarnos espiritualmente y a pulir las diferencias que pudieron habernos enfrentado en el pasado, para hacernos fuertes, para luchar y para reconquistar de una vez por todas nuestro lugar en el mundo. 





EDITORIAL KAMERAD

                                                                                                 5 de marzo de 2015




6 comentarios:

  1. José, te agradezco la publicación del texto. Y espero que haga reflexionar a algunos.

    Saludos

    BLONDII

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría preguntar una cosa a quien me responda, yo me considero NS pero también soy ateo. ¿Eso me convierte en menos NS?

    ResponderEliminar
  3. Hermano, dejáme responderte tu pregunta. Primero que nada el nacionalsocialismo fue un movimiento de reforma social (que usó la política como herramienta) y no fue ni tampoco tenía intenciones de hacer reformas en el ámbito religioso, esa tarea se la dejaban exclusivamente a los sacerdotes. El nacionalsocialismo además de no entrometerse con las creencias personales, y a diferencia del bolchevismo de la época y del marxismo moderno que buscan destruir todo rastro religioso, protegía la libertad de culto y respetaba a los cristianos, a los luteranos e incluso a los que no practicaban ninguna religión, siempre y cuando sus intereses no estuvieran en contra de los intereses generales de la comunidad alemana. Personalmente yo también tengo esa línea de pensamiento, no me siento obligado a forzar a nadie a creer en cosas que no quiere creer y prefiero que cada uno decida por sí mismo. Por eso tu ateísmo no debería invalidar para nada tu lucha por la causa pro-blanca. Y te dejo una última reflexión: no te sientas menos que otros, pero nunca desprecies a otros hermanos que tienen otras creencias.

    Te mando un saludo y espero haberte aclarado un poco más el panorama.

    BLONDII

    ResponderEliminar

  4. Hermano BLONDII, déjame felicitarte por tu gran trabajo. No pude contestar hasta ahora,porque la verdad es que esto de llevar un blog, escribir libros y grabar un programa de radio, ocupa la mar de tiempo. Aún así he de decirte que tu artículo triunfó cuando colgué su enlace en twitter. Mis seguidores no dejaban de hablar de la religión y el paganismo gracias a él. La verdad es que te doy un 10, por la cantidad de gente nueva que gracias a tu texto, logré atraer a mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José, me alegro que el texto haya tenido esa llegada. Personalmente al escribir los artículos tengo la inteción de que se debaten y se limen todas las asperezas del movimiento pro-blanco que nos impiden nuclearnos y seguir avanzando.

      Saludos.

      BLONDII

      Eliminar