"En un mundo desolado por el caos y la destrucción, por guerras inmensurables, con una sociedad decrépita y unos dirigentes corruptos, un solitario cazador es llamado a ser el adalid de una nueva era. Una aventura épica repleta de batallas y magia, en la que se confunden el bien y el mal y el orden impuesto se ve trastocado por la afilada hacha de Kerron, el Cazador, y la búsqueda de su propio destino"




domingo, 1 de noviembre de 2015

COLABORACIONES: Entre héroes y traidores





“Si alguien parece blanco, actúa como blanco, pelea por los blancos,
hasta que se pruebe lo contrario, es de nuestra gente. Por el otro lado,
más allá de su apariencia o pedigrí, aquellos que se oponen,
critican o no apoyan nuestra causa, no son nuestros amigos.”
(David Lane)



Autor del Texto: Blondii (Argentina)



  Hoy vivimos tiempos difíciles. Me refiero a nosotros, los blancos, los que luchamos por mantener en alto nuestra herencia y nuestra cultura, pase lo que pase. Y si bien es cierto que no somos demasiados los que estamos comprometidos con la causa blanca, también es cierto que la defendemos desinteresadamente, pensando más allá de nosotros mismos, sin importar los golpes o los insultos que recibamos, sacrificándonos, sin esperar recompensas ni medallas. Despectivamente nos gritan que somos nazis o fachos, que somos intolerantes, que somos cerrados, pero en definitiva lo único que queremos es afirmarnos y sentirnos orgullosos de eso que amamos y a lo que pertenecemos, es decir, la gran familia blanca. ¿Y quién es blanco? Para mí alguien es blanco si todos sus antepasados también lo fueron, independientemente si eran españoles, portugueses, italianos, alemanes, franceses o eslavos, e incluso independientemente del lugar donde les haya tocado nacer, porque recordemos que hay muchos blancos como yo que por circunstancias de la vida nos tocó nacer fuera del territorio europeo y sin embargo también somos europeos. Para mí los papeles no importan, porque el papel no hace la herencia, pero la sangre sí. Se entiende, ¿no?
   Yo y los demás identitarios blancos buscamos la autodeterminación de nuestro pueblo, que hoy en día tanto nos niegan, arruinando indiscriminadamente a nuestra gente y a nuestra cultura imponiéndonos a la fuerza y sin anestesia la censura y el multiculturalismo. Desarraigados, mezclados, confundidos, así nos quieren ver, multiculturalizados. Y lo más triste de todo es que en ese proceso destructivo hay otros blancos que participan activamente, o porque sacan algún beneficio económico o porque simplemente está de moda. Pero esos más que blancos son anti-blancos, porque en el fondo se odian a sí mismos y a los suyos. Son los mismos que se desviven por ayudar a los pseudo-refugiados musulmanes que buscan esclavizarnos o los que hacen colectas para mandar a una tribu de negros a los que les importamos un comino en el lugar más recóndito de la sabana africana, pero que le niegan una mano a un familiar, a un amigo o a un vecino blanco. Nosotros no somos así. Por el contrario, tenemos que evitar caer en esas superficialidades, que en definitiva no nos sirven de nada. Apariencias, correcciones políticas, ¿qué es eso? Todos nosotros como blancos tenemos la obligación de unirnos en la común defensa de nuestra sangre y de nuestras tradiciones. Nosotros no queremos destruir a otros, lo que realmente queremos es preservar lo nuestro. Yo busco lo mejor para nosotros y si por eso me critican o no soy bien visto, no me importa, porque en ese caso voy a saber que estoy en el camino correcto. Enfrente tenemos una lucha que no es apta para tibios, el que quiera acompañarme que me acompañe, porque la lucha esel único medio para asegurar nuestra supervivencia.




EDITORIAL KAMERAD

                                                                                                    24 de octubre de 2015  



5 comentarios:

  1. Hola José, te agradezco por publicar el texto. Como identitarios tenemos la obligación de hacer un llamamiento a la unión de los pueblos blancos, eso ahora es lo más importante, porque si estamos dispersos somos presa fácil...

    Saludos

    Blondii

    ResponderEliminar
  2. Queda muy bien eso que dices, pero la verdad es que en nuestra raza abundan los traidores. ¿Qué propones de hacer con ellos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo, sí, tenés razón, hay muchos traidores. Muchos blancos no apoyan la causa blanca por desconocimiento y por muchos años de lavado de cerebro por parte de las masas gobernantes opresoras. Por la policía del pensamiento, como diría el amigo administrador de este blog. Todos esos pueden ser redirigidos y pueden llegar a ser buenos elementos de nuestra raza, de eso no me cabe la menor duda. ¿O acaso en la Alemania pre-nacionalsocialista eran todos nazis? No. Había muchísimos comunistas, por ejemplo. Pero todos esos comunistas posteriormente bien orientados terminaron siendo excelentes defensores de su patria y de la sangre europea. También hay otro grupo de traidores, más reducido pero más perverso, que sí, que conscientemente nos hacen un daño muy grande. ¿Y qué hacemos con esos? Fácil, te cito a David Lane: "Hagamos que la gente se una a nosotros o permanezca fuera de nuestro camino porque
      nosotros intentamos ganar. Pero los perdedores, los gandules, los que no dicen nada,
      deben ser conscientes que el día de la justicia van a encontrar que tenemos muy buena
      memoria. Aquellos que no combatieron por un sitio en el sol para los niños blancos no
      vivirán en ese país después del Ragnarok. Permitirles vivir junto a nosotros sería una
      desgracia a la memoria de Robert Matthews y a todos aquellos que han sacrificado sus
      vidas, su libertad, su tiempo o su salud por las catorce palabras." ¿Más o menos se entiende, no? Hay que dar segundas oportunidades, pero tampoco hay que ser estúpidos.

      Saludos

      Blondii

      Eliminar
    2. Tienes razón anónimo, hay muchos traidores.

      Eliminar
  3. Disculpa la tardanza en contestar, compañero. La verdad es que últimamente ando más liado que de costumbre, con la publicación de mi nuevo libro. Sí, otro más, no paro LOL.
    Sobre el texto en sí y apoyando las palabras del ANÓNIMO, por desgracia dentro de nuestro Movimiento existen muchos traidores envidiosos, que boicotean cualquier tipo de unidad étnica. Aunque finjan que les importa la raza y la patria, en realidad, con esa actitud empecinadora demuestran todo lo contrario. Es por culpa de ello, que mucha gente se desanima en nuestra lucha y eso no puede continuar así.

    ResponderEliminar