"En un mundo desolado por el caos y la destrucción, por guerras inmensurables, con una sociedad decrépita y unos dirigentes corruptos, un solitario cazador es llamado a ser el adalid de una nueva era. Una aventura épica repleta de batallas y magia, en la que se confunden el bien y el mal y el orden impuesto se ve trastocado por la afilada hacha de Kerron, el Cazador, y la búsqueda de su propio destino"




martes, 3 de octubre de 2017

LOBOS ENJAULADOS - AVANCE CAPÍTULO XV




YA A LA VENTA EN:


CreateSpace (libro de papel): https://www.createspace.com/6294294



COMPAÑEROS


Pese a que no le había pedido su ayuda, tuve curiosidad por ver a dónde quería llegar.
—¿Los míos?
—Claro joder, los blancos. Aquí lo tenemos montado de cojones, aunque no seamos muchos.
Sabía por los documentales del Discovery Channel que en las cárceles del país, la raza lo es todo. Tampoco estaba buscando meterme en una banda, pero llegado el momento no iba a despreciar su apoyo.
—Verás, por mucho que hayas escuchado hablar de mi persona, te diré que yo no soy nazi, ultraderechista o miembro del KKK. Lo único que quiero es cumplir mi condena en paz.
—Veo que no lo captas macho— Panzer dejó de entrenar y se acercó a mi litera—. Lo quieras o no, estás en nuestro bando. Las noticias vuelan, no soy el único que sabe el motivo por el que te enchironaron. A los cara betún no les gusta compartir patio, con alguien que ha matado a dos de los suyos. En cuanto puedan irán a por ti.
Tragué saliva al escucharlo, por lo visto ya tenía enemigos en Northwoods sin tan siquiera buscarlos. El clima de odio que los medios habían generado estaba dando sus frutos.
—Yo no los maté por ser negros, solo me estaba defendiendo de unos desconocidos que entraron, de madrugada, a robar en mi piso.
Mi compañero de celda se carcajeó.
—¿Y eso qué hostias importa? Mírate en el puto espejo y dime qué color tienes en el careto. Tú eres de los nuestros, tú eres de los blancos y solo por eso, en la socialista América de Obama eres el demonio. Si pudieran te lincharían públicamente para aplacar a los recoge algodón. Pero no tienes de qué preocuparte, en Northwoods todavía hay blancos con cojones que plantan cara a esos monos. Has tenido suerte de que te haya tocado conmigo y no con algún trastornado. Recuerda que el Poder Blanco cuida de los suyos.
La ayuda de Francis, alias "Panzer", no me terminaba de tranquilizar. ¿Podía fiarme de él o acaso buscaba algo más? Por la megafonía dieron el aviso de que en cinco minutos, al Bloque 2 le tocaría ir al comedor.
—¡De puta madre, hora del rancho!— exclamó Panzer, mientras se ponía rápidamente la camiseta—. Cuando salgamos tú sígueme.


***